Aumenta la preocupación por la suspensión de la Convención Europea de Derechos Humanos en Turquía

Versión para impresiónVersión para impresión

La Unión General de Trabajadores reiterasu preocupación por la situación de la democracia en Turquía tras haberdeclarado el estado de emergencia durante tres meses y, muy especialmente, después de haber decidido suspender hoy temporalmente la Convención Europea de Derechos Humanos.

Aunque el Gobierno de RecepTayyip Erdogan ha afirmado que esta suspensión “(…) no colisiona con lasobligaciones internacionales de Turquía (…)”, UGT quiere destacar que si elestado de emergencia ya habilitaba al Gobierno turco a gobernar mediantefórmulas que cuestionan que Turquía pueda ser reconocido como un Estadodemocrático y que no hacen sino otorgar más poderes y consolidar la voluntaddel presidente Erdogan.

El artículo 15 de la ConvenciónEuropea habilita a los gobiernos a restringir algunos derechos (incluidos losde expresión y asociación o libertad de movimiento) siempre y cuando lasmedidas que se estipulen sean estrictamente proporcionales y no discriminen ala ciudadanía en función de su religión, grupo social u origen étnico.

Sin embargo, la purgainstitucional que el gobierno turco, con el despido indiscriminado de empleadospúblicos de las fuerzas de seguridad del Estado, judicatura, administraciónnacional, etc, la detención de muchos de ellos, las constantes violaciones dela Convención Europea de Derechos Humanos que, según la Corte Europea, Turquíalleva a cabo, el hostigamiento al movimiento sindical crítico con las derivasautoritarias del gobierno de Erdogan, la amenaza de restauración de la pena demuerte, el gran número de detenciones arbitrarias y la dificultad con la quelos medios de prensa independientes pueden trabajar en aquel país hacen queUGT, como otras muchas organizaciones europeas y mundiales, esté altamenteintranquila con la suspensión anunciada.

El sindicato reitera que, segúnla legislación internacional, hay algunos derechos, como el de tener un juiciojusto o la prohibición de la tortura, que nunca pueden ser suspendidos o limitadosen forma alguna. En este sentido, como organización sindical, entiende que lalibertad sindical y el derecho a la libre acción de los sindicatos son DerechosHumanos y universales cuya suspensión nunca puede ser justificada.

UGT expresa de nuevo susolidaridad con las centrales sindicales turcas y con su trabajo democrático, einsta al gobierno de Erdogan a que vigile en extremo la proporcionalidad de laque se habla en el artículo 15, de manera que los derechos de las y lostrabajadores turcos no se vean cercenados ni limitados por la implantación delestado de emergencia o la suspensión de la convención antes mencionada.