El Programa de Trabajo de la Comisión Europea para el 2016 es insuficiente

Versión para impresiónVersión para impresión

​La Confederación Europea de Sindicatos (CES) valora el Programa de Trabajo de la Comisión Europea para el año 2016 pero lo considera insuficiente. El movimiento sindical europeo valora algunos aspectos, como el desarrollo de un pilar europeo de derechos sociales; sociedades más equitativas desde el punto de vista fiscal, orientadas al crecimiento; una agenda de nuevas cualificaciones o una especial atención a la conciliación de la vida familiar y laboral con el fin de aumentar la participación de las mujeres en el mercado de trabajo.

Además, este programa contiene la revisión de la política común de asilo, con propuestas de un sistema estructurado de reasentamiento y un enfoque renovado de la migración legal.

Pero la CES echa en falta una referencia al futuro de la garantía juvenil, que expira en 2016, junto con otras medidas contra el desempleo de los jóvenes; una legislación más fuerte en favor del progreso social, incluyendo el equilibrio entre el trabajo y la vida familiar o personal o la preocupación por establecer una agenda digital, a fin de formar a los trabajadores en los nuevos empleos que surgen de la digitalización.

Además, muestra su preocupación por que no haya un mayor compromiso contra el trabajo precario o medidas concretas para crear empleos de una mejor calidad.

En este sentido, el Secretario General de la CES, Luca Visentini, ha señalado que “2016 es el año en el que el presidente Juncker tiene que mantener su promesa de una Europa Social de triple A. Los años de crisis y los recortes presupuestarios han sido muy perjudiciales para las familias trabajadoras”.

Por ello, “vamos a negociar con las instituciones europeas y los empleadores con el fin de obtener el mejor acuerdo posible para los trabajadores en el contexto de este programa de trabajo. Lo que se propone está todavía lejos de ser lo suficiente, pero, al menos, algunos compromisos son alentadores”.