Mejorar la calidad del empleo, pasa por avalar el acuerdo de la reforma laboral 

Video Principal: 
Versión para impresiónVersión para impresión

Pese a que enero es siempre un mal mes para el empleo, en esta ocasión los datos son mejores que otras veces. Lo peor es que siguen mostrando una precariedad acentuada. UGT insta a los partidos políticos a que no den la espalda a los trabajadores y trabajadoras y que el próximo jueves avalen con su voto el acuerdo sobre la reforma laboral fruto del consenso entre sindicatos, patronal y Gobierno. Un acuerdo con el que ganamos todos pues sienta las bases para conseguir un mercado laboral más justo, eficiente y productivo.


Los datos del paro registrado y de afiliación a la Seguridad Social conocidos hoy muestran un repunte del número de desempleados inscritos y un descenso del empleo, como siempre en los meses de enero por motivos estacionales, aunque en esta ocasión el incremento del paro ha sido el menor en los últimos 25 años. Además, las cifras siguen evidenciando la persistente precariedad que reproduce nuestro mercado laboral, registrándose altas tasas de temporalidad y de subempleo involuntario, problemas que condicionan desfavorablemente el futuro de muchos trabajadores y trabajadoras. 

En este sentido, el acuerdo alcanzado por los interlocutores y el Gobierno sobre la reforma laboral supone un hito en la recuperación de derechos laborales, en tanto elimina algunos de los aspectos más lesivos de las anteriores reformas y siembra las bases para la creación de empleo de calidad. Las modificaciones introducidas en materia de contratación, los nuevos mecanismos de flexibilidad interna frente a los despidos o el reequilibrio de la negociación colectiva son elementos que atacan frontalmente el origen de la precariedad laboral. 

Además, se trata de un acuerdo que no solo será beneficioso para la clase trabajadora, sino para el conjunto del país. Un mercado laboral más eficiente y productivo, que genere empleo digno, servirá para relanzar la demanda interna y promover un crecimiento más estable y robusto. 

En suma, la nueva reforma laboral nace del consenso y el impulso colectivo, con el Diálogo Social como principal canalizador. Por tanto, es fundamental que, aunque ya ha entrado en vigor, sea ratificada en el Parlamento; lo contrario, sería una pésima noticia que echaría por tierra un acuerdo justo y razonable, que incluso ya ha sido valorado positivamente por la Comisión Europea.

A pesar de lo expuesto, debemos tener prudencia con respecto al efecto inmediato de la nueva normativa laboral. Algunos de los cambios legales introducidos aún no han entrado en vigor (lo harán en abril) y, en todo caso, todos los cambios deberán trasladarse al día a día de las empresas y a la negociación de los convenios colectivos, siendo imprescindible una evaluación continua que permita testar su efectividad y garantizar el cumplimiento de los mismos.

Datos

El Servicio Público de Empleo ha publicado hoy los datos de paro registrado del mes de enero, señalando un aumento de 17.173 personas desempleadas respecto a diciembre. Se trata del mejor registro en los últimos 25 años en un mes donde el paro siempre repunta.

El número total de personas registradas como paradas a principios de año es de 3.123.078 Por su parte, el desempleo masculino desciende en 258 parados (-0.02%) respecto a diciembre, mientras que el femenino se incrementa en 17.431  (+0,96%). 

En relación a la creación de empleo, el número de personas afiliadas a la Seguridad Social se ha reducido en 197.750 personas con respecto a diciembre, por motivos estacionales, porque el empleo siempre cae en los meses de enero. Pero aumenta en 797.681 afiliados respecto a enero de 2021 (un 4,2%, la tasa más elevada desde julio), llegando a un total de 19.627.161 cotizantes. Descontando la estacionalidad, se registran 71.984 personas más que en diciembre afiliadas a la Seguridad Social, superando en 434.561 personas el nivel pre-pandemia (febrero de 2020). El dato de enero supone el nivel de afiliación más elevado en toda la serie, creciendo además por noveno mes consecutivo.

Los contratos registrados en enero se incrementan un 22,57% con respecto al mismo mes de 2021, incrementándose más la contratación indefinida (92,2%) que la temporal (15,2%). Así, se han firmado un total de 1.357.660 contratos temporales y 238.672 indefinidos, suponiendo los indefinidos un 14,9% del total de contratos realizados. Es el porcentaje más elevado desde enero de 2007. De estos últimos, un 61,1% se realizaron a tiempo completo y un 27,9% a tiempo parcial. En consecuencia, se tiene que sólo 9 de cada 100 contratos firmados fueron indefinidos a tiempo completo.  

Por su parte, el número de personas en ERTE continúa descendiendo, registrándose 117.074 personas a día 31 de enero, lo que supone una reducción de 2.701 personas en ERTE con respecto a diciembre Por último, el número de beneficiarios de prestaciones disminuyó en diciembre un 19,9% con relación al mismo mes de 2020, suponiendo un total de 1.842.238 personas y una tasa de cobertura del 62,6% (0.7 puntos porcentuales menos que en el año anterior y 2,2 menos que la registrada antes de la pandemia, en diciembre de 2019, cuando era de 64,8%). 

► Otros datos de interés