UGT lamenta los graves enfrentamientos en Nicaragua durante las protestas sociales

Versión para impresiónVersión para impresión
​La Unión General de Trabajadores sigue con gran preocupación los acontecimientos que vienen sucediendo de forma continuada en el continente americano por las graves consecuencias y repercusiones que las políticas mercantilistas y financieras tienen para los trabajadores y las trabajadoras en ese continente y que afectan al conjunto de toda la clase obrera. 

Los sucesos ocurridos en Nicaragua son fruto de imposiciones sobrevenidas e impuestas al gobierno de ese país por las instituciones financieras internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, que a pesar de sus múltiples fracasos siguen forzando criterios económicos de recortes a los gobiernos, significativamente en países gobernados por partidos progresistas.

En muy poco tiempo América Latina ha pasado de ser una región que se proyectaba como espacio de integración regional, de complementariedad económica y de solidaridad entre los pueblos, a ser nuevamente un espacio al servicio de los intereses del mercantilismo liberal que ha ido minando paulatinamente y haciendo desaparecer del mapa político uno a uno los gobiernos de corte social para ser sustituidos por gestores sin escrúpulos generadores de injusticia social, pobreza, desigualdad y carentes del más mínimo sentido de una justa redistribución del ingente volumen de medios y recursos que tienen el Continente Americano.

Ante los graves enfrentamientos acaecidos en Nicaragua, con pérdida de vidas humanas, durante las protestas sucedidas contra el deterioro de las condiciones sociales del país, UGT exige al gobierno de Nicaragua un ejercicio de responsabilidad que pase por la retirada de la reforma de la Seguridad Social impuesta por el gobierno de Daniel Ortega, y que ha sido el detonante de las legítimas protestas del pueblo nicaragüense.

Oportunidad de dialogar y negociar

El gobierno de Nicaragua tiene en sus manos la oportunidad de dialogar y negociar con los interlocutores sociales una justa norma que no sea copia mimética del dictado de los mercados a costa de los trabajadores y trabajadoras nicaragüenses, dejando claro que el bien común de los ciudadanos nicaragüenses y su bienestar social y económico están por encima de los intereses del mercado.

UGT lamenta la pérdida de vidas de las personas que se manifestaban así como las de policías fallecidos y la espiral de violencia que se ha producido en el país, y se solidariza con el dolor de los familiares, amigos y compañeros de estas personas.

Por último, UGT quiere expresar su adhesión a los manifestado por la organización sindical regional de las Américas CSI-CSA en su condena a la violencia en Nicaragua, así como a los principios de la Declaración sindical de la VIII Cumbre de las Américas, celebrada en Lima el pasado mes de abril de 2018.