UGT reclama políticas de cambio y progreso

Versión para impresiónVersión para impresión

La Unión General de Trabajadores ha celebrado en el día de hoy su Consejo Confederal, el primero tras el 42º Congreso Confederal de la organización y todos los congresos sectoriales y territoriales que han conformado la nueva estructura del sindicato, donde se ha analizado la situación actual, marcada por las elecciones generales del pasado 26 de junio.

En este sentido, el Consejo Confederal ha querido expresar, en primer lugar, su felicitación a la ciudadanía de este país, por el cívico ejercicio democrático mostrado en las urnas el pasado domingo, y al Partido Popular por ser la fuerza política más votada. Además, ha lamentado el alto grado de abstención resultante, superior a las elecciones del pasado mes de diciembre, lo que refleja claramente la desilusión y la frustración de la ciudadanía de nuestro país, posiblemente provocada por la imposibilidad de formar un Gobierno en seis meses, y a pesar de los graves y acuciantes problemas que sufren las personas.

Para UGT, el resultado de las elecciones constata que los ciudadanos han votado mayoritariamente contra las políticas de austeridad y recorte impuestas hasta ahora y a favor de las 20 actuaciones por el progreso y el bienestar social propuestas por UGT y CCOO. Actuaciones que son fundamentales para hacer frente a los problemas de este país, y entre las que se encuentran un plan de choque por el empleo, la derogación de las reformas laborales y de la reforma de las pensiones, el incremento del SMI y del conjunto de los salarios, la extensión del sistema de protección por desempleo, la creación de una renta mínima para desempleados que no cuenten con otros ingresos o un plan estratégico para el desarrollo industrial.

El sindicato considera que los ciudadanos y ciudadanas han votado mayoritariamente a los partidos políticos que habían expresado que sumían las #20actuaciones urgentes para el bienestar social propuestas por UGT y CCOO a las fuerzas que concurrían a estas elecciones.

Por esta razón, la Unión General de Trabajadores opina que el Ejecutivo que salga del proceso de investidura tiene que tener en cuenta dichas propuestas como hoja de ruta para afrontar los problemas de la ciudadanía. Los problemas laborales y sociales más graves que tiene nuestro país, como son el desempleo, la desigualdad y la recuperación de los servicios públicos deben ser los objetivos prioritarios del nuevo Gobierno.

UGT considera que del resultado de las urnas se concluye un Congreso de los Diputados fragmentado y sin que ningún partido político tenga mayoría suficiente para conformar gobierno por sí solo. El sindicato entiende que esto supone un claro mandato de los ciudadanos para que las formaciones políticas dialoguen y lleguen a un acuerdo para formar gobierno.

UGT opina que, por otra parte, los problemas de los ciudadanos son tan acuciantes y de tal gravedad que no pueden esperar más. Por ello, el sindicato exige a los partidos políticos a entablar las negociaciones necesarias de manera inmediata con el fin de conformar un Gobierno lo antes posible y solucionar los problemas de las personas.

Nuestro país vive una grave situación económica y social, con casi 5 millones de personas en desempleo, 1,7 millones de hogares con todos sus miembros en paro, de los cuales 700.000 está sin ingresos, y más de 2 millones de parados sin prestación por desempleo, por lo que resulta imprescindible que se conforme de manera inmediata un nuevo Ejecutivo y los partidos políticos tengan en cuenta esta realidad.

En este sentido, UGT demanda generosidad y altura de miras a las formaciones políticas con el fin de que aparten a un lado las discusiones por los cargos y los personalismos y se centren en los problemas de los ciudadanos lo antes posible, anteponiendo los intereses generales por encima de cualquier otro, mediante el diálogo y el consenso.

El sindicato pone de relieve que no hay que olvidar que en septiembre hay que iniciar el desarrollo del proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el año 2017 y es fundamental que el nuevo Gobierno apoye un programa de cambio y de progreso, como han votado los ciudadanos.

El sindicalismo europeo, indispensable en el refuerzo de los derechos de los trabajadores ante el Brexit

El Consejo Confederal de UGT considera que la decisión del pueblo británico de abandonar la Unión Europea, el “Brexit”, ha repercutido en el resultado de las elecciones.

UGT respeta la decisión del pueblo británico expresada democráticamente en las urnas, pero la lamenta porque considera que repercutirá negativamente en los trabajadores y trabajadoras, además de provocar incertidumbre que puede derivar en nuevos problemas de recesión económica que finalmente volverán estos.

 Por ello, señala que el nuevo Gobierno, junto con las instituciones políticas y económicas europeas, debe vigilar atentamente este proceso y velar porque no repercuta en la economía de nuestro país, garantizando que no serán los trabajadores, de nuevo, los que tengan que sufrir nuevos ajustes y aseguren la competitividad y la inversión en nuestro país a costa de mermar su calidad de vida.

En este contexto, el papel de las organizaciones sindicales se manifiesta indispensable en la defensa de los derechos de los trabajadores y trabajadoras comunitarios y en el refuerzo del papel de la Unión Europea, garantizando un cambio de políticas que posibiliten una Europa más social, justa, equitativa, integradora y de progreso